El cannabis puede ser la clave para combatir el sobrepeso

El cannabis puede ser la clave para combatir el sobrepeso:

el-cannabis-puede-ser-la-clave-para-combatir-el-sobrepeso

Written by: Manuel Acosta | Published in: Medicinal

El riesgo o beneficio de un tratamiento contra la obesidad debe verse mucho más allá de los kilos que se puedan perder.

 

Un buen tratamiento debe contemplar el adecuado funcionamiento de su organismo, pero también los sentimientos del paciente, explican psicólogos, nutricionistas y expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU (FDA).

 

A pesar de esto, se ha avanzado más en fármacos. Este mismo año se aprobaron dos. Uno de ellos es el Belviq, del laboratorio Arena Pharmaceuticals, el primer tratamiento antiobesidad aprobado desde 1999 y que “permite una pérdida de peso de entre 3% y 3,7%, en promedio”.

 

También está el Qsymia, del laboratorio Vivus (cuyo uso se asocia a una pérdida de peso de entre el 6,7% y el 8,9%).

 

Este último consiste en un combo de fentermina y topiramato; es decir, la combinación de un estimulante que acelera el metabolismo y hace quemar más calorías con un sedante que reduce el apetito y la ansiedad por comer.

 

La FDA evaluó la eficacia y seguridad de Qsymia mediante dos pruebas realizadas durante un año entre cerca de 3.700 obesos y personas con sobrepeso, con o sin problemas de salud relacionados con el peso.

 

Los pacientes que recibieron la dosis recomendada de 7,5 miligramos de fentermina y 46 de topiramato perdieron en promedio 6,7% de su peso corporal. Mientras, los que recibieron una dosis más alta de 15 miligramos de fentermina y 92 de topiramato, perdieron en promedio 8,9% de su peso total.

 

También hay vacunas, al menos para ratones. Esta consisten en la aplicación de dosis de la hormona somatostastin (JH17 y JH18), que inhibe la acción de la hormona del crecimiento y la proliferación de insulina. Cuatro días después de su aplicación, los ratones redujeron un 10% de su peso sin afectar su crecimiento ni sus niveles saludables de insulina.

 

Mientras, los científicos acuden a la comprensión de los receptores de opiácidos del cuerpo. ¿Por qué? Fácil: el consumo de marihuana les produce a las personas hambre, conocida como “moncha”, y se cree que actuar en ese receptor podría ayudar a “apagar” el hambre.

 

Alguna vez existieron fármacos que actúan en los receptores de la cannabis del cuerpo (con un principio activo llamado rimonabant).

 

Sin embargo, un estudio danés publicado en la revista The Lancet comprobó que, aunque eran efectivos para bajar de peso, el consumir 20 mg al día aumentaba el riesgo de episodios psíquicos como depresión.

 

Así, el fármaco se desestimó, pero el estudio en esa línea continuó. Hoy se analizan cómo bloquear uno de los receptores de opiácidos del cuerpo (el Delta) “para controlar la respuesta metabólica necesaria para dietas altas en grasa y azúcar”, concluyó A. Czyzyk de la Clínica de Mayo.

(Via GrowLandia.com)